Mi?rcoles, 28 de septiembre de 2005



HART CRANE


Naci? en Garrettsville , Ohio, en 1899 y desapareci? en aguas del Golfo de M?xico en 1932. Hombre atormentado, poeta contradictorio. Hasta su muerte es contradictoria,, hay bi?grafos que afirman que se arrojo del barco a la vuelta de su viaje a Cuba , por una supuesta paliza de marinos y otros dicen que fue debido a ver su fuerza po?tica acabada, sus imaginaci?n acabada ?qui?n lo sabe? Hombre cuya juventud estuvo marcada por su vagabundeo de un trabajo a otro de una ciudad a otra. Quiz?s ,o debido a ello, su personalidad esquiva y cambiante, a la que no ayud? su alcoholismo.. En esa ?poca aparece en ?l uno de los temas m?s importante de su poes?a, el mar.

TRAVESIA

DONDE las hojas del cedro dividen el cielo, o? el mar.
En las lizas de zafiro de las colinas
me prometieron una infancia mejorada.

Ce?uda, sancionando al sol,
dej? mi memoria en una hondonada-
fortuito piojo, que teje el alforj?n,
rocas delantales, congregas peras
en fanegas iluminadas por la luna
y despierta callejuelas con una escondida tos.

Peligrosamente ardi? el verano
(me hab?a unido a los recreos del viento).
Las sombras de las pe?as alargaron mi espalda:
a los gongs de bronce de mis mejillas
La lluvia se sec? sin aroma.

mira donde la enredadera roja y negra
apuntal? valles> -: pero el viento
muri? hablando a trav?s de los tiempos que t? conoces.
Y abrazas, ?coraz?n de holl?n del hombre!
As? fui volteado de una lado a otro, como tu humo
compila una demasiado bien conocida biograf?a.

La noche era una lanza en la quebrada
Que medra a trav?s de aut?nticos robles.?y hab?a yo andado
Los doce decimales particulares del viento?
Tocando un abierto laurel, hall?
A un ladr?n debajo, con mi robado libro en la mano.

, repliqu?
bajo la constante maravilla de tus hojos->

Cerro el libro. Y desde los Ptolomeos
la arena nos sumi? en un resplandeciente abismo.
Una serpiente traz? un v?rtice para el sol
-en no holladas playas sac? su lengua y tamborile?.
?Qu? fuente escuche? ?Qu? helados discursos?
La memoria, confiada a la p?gina, se hab?a muerto.





Toda su vida fue un constante huir, sea f?sicamente , sea a trav?s del alcohol . Su condici?n homosexual , en aquella ?poca, pudo contribuir a ello, pero no solo, porque Hart Crane hu?a de hasta de aquellos que le pod?an ayudar, de su familia y amigos. Incluso su propio poder de creaci?n po?tica aparec?a y desaparec?a.



EMBLEMAS DE CONDUCTA

CERCA de una pen?nsula el vagabundo se sent? y dibuj?
las desiguales tumbas del valle. Mientras el ap?stol daba
limosna a los pobres, el volc?n estall?
con azufre y doradas rocas...
Porque el gozo cabalga en espl?ndidos ropajes
Atrayendo a los vivientes a las puertas principales.

Los oradores, siguen el universo,
y la radio, las completas leyes del pueblo.
El ap?stol condice el pensamiento a trav?s de la disciplina.
Tazones y copas llenas de adoraciones a los historiadores-
torpes labios conmemorando puertas espirituales.

El vagabundo escogi? m?s tarde este lugar de reposo
donde nubes de m?rmol sostiene el mar
y donde finalmente naci? el h?roe escogido.
A la saz?n, el verano y el humo hab?an pasado.
Los delfines a?n jugaban, arqueando el horizonte,
pero s?lo para levantar recuerdos de puertas espirituales.




Sus autores favoritos eran Donne , Marlowe, Rimbaud, T.S. Elliot , Melville, pero sobre todo Whitman.

EN LA TUMBA DE MELVILLE


Lejos de este arrecife, a veces, bajo la ola

Los dados de los huesos de los muertos

Vio legar un mensaje, al contemplarlos

Batir la orilla, en polvo oscurecidos.



Sin campanas cruzaban barcos n?ufragos.

El c?liz de la muerte generosa

Devolv?a un disperso, l?vido jerogl?fico,

Envuelto en espiral de caracolas.



Luego en la calma de una vasta espira,

amarras hechizadas, y en paz ya la malicia,

Hab?a escarchados ojos que elevaron altares;

Por los astros reptaban las calladas respuestas.



Ni cuadrante ni br?jula imaginan

M?s distantes mareas... Y por la azul altura

El canto no despierta al marinero.

Que su m?tica sombra s?lo el mar la conserva.




Y sobre todo Whitman porque la obra cumbre de Hart Crane ? El Puente? es, de alguna forma, la versi?n ?modernizada? de ?Hojas de Hierba? de Whitman . Modernizada porque ?El Puente? es una visi?n totalizadora. al igual que la maravillosa obra de Walt Whitman, de Estados Unidos, tanto hist?rica como espiritualmente. "EL Puente" es la visi?n revisada, de la visi?n de un poeta , pero desde la ?poca de las m?quinas ylos rascacielos. En unos de sus poemas dice "...Oh Walt, dime , Walt Whitman, si ser? el infinito exactamente el mismo que cuando caminabas por las playas de paumanok -enronda solitaria- y escuchaste el fantasma a trav?s del oleaje, su gorjeo iinsistente desgran?ndose all?...para ti los paisajes y esta raza de torres, de ti el tema esculpido en el cantil..." Hart Crane quiso integrar todo esos temas en la poes?a, el mundo moderno deb?a aparecer entre las estrofas de la poes?a.






El RIO

Pega tu nombre p?blico a u letrero
hermano ?en todas partes- hacia el oeste-joven
ciertos anuncios de tintes ?Japalac- Ciertos Zahones
por amor de la tierra! Bajo el nuevo cartel rasgado
en la esquina garantizada ?v?ase Bert Williams qu??

Cantores cuando rob?is un pollo guardad para m?
el ala porque si no es Erie
no hay en millas a la redonda un
Mazda ?y la noches telegr?fica llegando Thomas


un Ediford .y silbando en el trabajo
un fanal de locomotora corriendo con el ruido-
pod?is imaginarlo mientras un EXPRESO gana tiempo como

CIENCIA-COMERCIO Y EL ESP?RITU SANTO
LA RADIO RUGE EN CADA HOGAR TEMEMOS EL POLO NORTE
WALLSTREET Y EL NACIMIENTO DE LA VIRGEN SIN PIEDRAS O
ALAMBRES O RADUDOS ARROYOS que conectan orejas
y no m?s ventanas de sermones destellando rugido
conmovedor ?como quer?is ?eh?
As? el Siglo Xx ?as?
zumb? la Limitada ?rugi? cerca y dej?
tres hombres a?n hambrientos en las v?as , mirando
con af?n las luces de cola secarse y converger,
huyendo , barrenadas y diestras, fuera de la vista.





Sin embargo esa idea de introducir el tiempo moderno (las m?quinas, las antenas, las radios, el metro, el hierro, los coches...) que pudiera considerarse , en principio, mera forma decorativa dentro del ?discurso? del poema va introduciendo una visi?n menos esperanzadora, menos positiva del mundo moderno. Al contrario que Whitman que ve?a el mundo abrirse en un futuro prometedor, con todas las posibilidades, donde todo debe ser bueno para el hombre Hart Crane ya est? en ese futuro y no es tan agradable y positivo para el hombre. El poema de Crane va oscureci?ndose con el paso de las estrofas.




EL TUNEL

FUNCIONES, surtidos, res?menes ?
Entre Times Square y Columbus Circle, las luces
Canalizan congresos, sesiones nocturnas
Reflejos de mil teatros, rostros ?
Misteriosas cocinas....Lo buscar?s todo.
Alg?n d?a aprender?s de memoria cada lugar famoso
Y ver?s c?mo la cortina se levanta en el despacho del infierno;
encontraras el jard?n en el muerto del tercer acto,
tecleando con los dedos sobre tus rodillas ?desearas
estar en la cama con hojas que hablen de cr?menes colgadas a la vista.

Entonces coge tu sombrero
y m?rchate.
Como siempre ?tambi?n
bajando- exclama
de doce para arriba, dejando
un orgullo de suscripci?n
para lo que el tiempo mata

?O no puedes del todo dedicarte a cabalgar;
es mejor antes caminar debajo de la L un soplo
unas diez manzanas? Pero te encontrar?s
ensayando flexiones de ping?ino con los brazos ?
como siempre hallar?s bostezando el escotill?n:
bosteza el metro la m?s r?pida esperanza del hogar.

Enc?gete entonces para nadar en los enjambres
de las luces brillantes de Square y de Circle ?
evita los cristales de las puertas giratorias, a la derecha
en donde, encajonados solos, los ojos se asustan
-desprevenido vuelve desnudo hac?a la luz:
y abajo, junto al torniquete, aprieta la moneda
dentro de la ranura. Los timbres ya suenan.

Y as?
hablas de los metros
de las ciudades que corren
bajo cales y r?os..En el vag?n,
la m?sica del movimiento, su monoton?a
es el sonido
de otros rostros, tambi?n subterr?neos-

? Dame un l?piz Jimmy ? viviendo ahora
en Floral Park
Flatbush ?el d?a cuatro de Julio ?
Como un sucio sue?o de pich?n ?patatas
para arrancar del campo ?viajando por la ciudad ?tambi?n-
noche tras noche ?la l?nea Claver-las
muchachas todas tan compuestas ?sol?a ocurrir->

Y nuestras lenguas giran como veletas.
Esta respuesta vive como verd?n , como cabellos
Mas all? de la muerte, de la extinci?n del hueso;
Y la repetici?n se hiela que es lo que quiere usted? ?Se debilita en las cadenas?
Mi querido pap? no pide el cambio -? ES LA
CALLE CATORCE? Son las seis y media dijo ella ?si


a usted no le gusta mi pueta por qu?
se mece en ella , por qu?
se mec?a en ella
de todos modos ->

Y de alg?n modo de todos modos se mece ?

Los fon?grafos del Hades del cerebro
son t?neles que se dan cuerda a ellos mismos, y el amor es
como una cerilla quemada patinando por un orinal-
despu?s de la catorce TOME EL EXPRES
para borrar alg?n s?ntoma de dolor-

Pero yo quiero servicio de esta oficina SERVICIO
dije ?despu?s
del espect?culo ella llor? un poco pero->

?Qu? cabeza se mece hinchada correa?
?Qu? cuerpo humea en los rieles golpeados,
estalla de un fardo llameante a lo lejos detr?s
en las bifurcaciones y grietas del cerebro-
soplos de un hendido mu?n a lo lejos detr?s
en interseccionales fisuras de la mente...?

(...)

Y la Muerte arriba .y abajo, gigantesca
Escudri?ando en tu ?hacia mi ?oh eternamente!
?Cu?ndo arrastraron la arqueada carne,
tus temblorosas manos , aquella noche en Baltimore-
aquella ?ltima noche de elecciones, negaste
estremeci?ndote , negaste tu billete, Poe?

Para Gravesand cambio en Chambers Street .
El anden corre a lo largo de una parada muerta.

La escalera mec?nica sube una serenata
tranquila
de zapatos , paraguas , cada ojo atento a su zapato;
luego salta r?pido a alg?n lugar de arriba donde las calles
estallan en lluvia...Los timbres suenan de nuevo:
codos y palancas, guardia y puerta silbante.
El trueno es galvot?rmico aqu? abajo...Las ruedas
del vag?n libres. El tren rueda ,se inclina a gemir
tomando el nivel final para hundirse
bajo el r?o_
y algo m?s vacio que antes,
demente, durante un tenso segundo , se encorva
se suelta...hacia los rincones del piso
vuelan hojas de peri?dicos, giran y vuelan.
Negras ventanillas gargarizan se?ales en el bullicio.

(...)

las tinieblas , en alguna parte, arrancaron cristal de un cielo.
Y este puerto ?oh ciudad! Yo lo he cruzado por debajo
Lanzando desde espiras de tictaqueantes torres... Ma?ana
y ser...aqu?, junto al R?o que es Este ?
aqu? cerca de la orilla, de las manos sueltan recuerdos;
sin sombra en aquel abismo, mienten sin fin.
? A qu? distancia la estrella se ha juntado con el mar?
?O deber?n la manos ser arrastradas lejos para morir??

beso de nuestra agon?a . tu cosechaste
?oh Mano de Fuego?
cosechaste -








?El Puente? esta dividida en varias partes conformando la idea de Estados Unidos. Un puente se ve a la vez por los dos extremos , dijo una vez Crane y une fuerzas antag?nicas , uni?ndose sobre la fuerza de las aguas, sin violencia , en paz. Quiz?s mostraba , quer?a ense?ar la tranquilidad, la quietud, que ?l nunca tuvo.



Publicado por wineruda @ 16:08  | Hart CRANE
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios