Mi?rcoles, 28 de septiembre de 2005



ANDR? BRETON


Naci? en Tinchebray (Francia) en 1896, estudi? medicina y dentro de ella se interes? por la psiquiatr?a. Dichos estudios influir?n sobre sus escritos de manera decisiva. LA escritura autom?tica o las ense?anzas de Freud sobre el inconsciente ser?n decisivas en la POES?A SURREALISTA ( y con ello en todo el movimiento surrealista, claro), su gran creaci?n . ?l mismo comenta: ?...Los productos de la actividad ps?quica, por muy apartados que se hallen de la voluntad de notificar, por muy apartados que est?n de las ideas de responsabilidad, siempre dispuestas a ayudar como freno, por muy independientes que sean de todo lo que no es vida pasiva de la inteligencia, esos productos, que son la escritura autom?tica y el relato de los sue?os, presentan al mismo tiempo la ventaja de ser ?nicos para dar elementos de apreciaci?n importantes a una cr?tica que , en el dominio art?stico se muestran extra?amente desamparada, para permitir una nueva clasificaci?n general de los valores l?ricos y proponer una llave , capaz de abrir definitivamente esa caja de m?ltiples fondos que se llama hombre , le disuade de dar media vuelta , por razones de simple conservaci?n, cuando se estrella en la sombra a las puertas exteriormente cerradas del ?m?s all? , e la realidad, del genio y del amor?.Que comenz? a surgir en la revista ?Litt?rature? fundada por ?l mismo , Louis Aragon y Philippe Soupault. All? aparecer?n los primeros rasgos definitorios del Surrealismo, surgidos como una escisi?n del movimiento ?dada?sta? del que Breton fue seguidor en sus inicios .En esa revista aparecer? el que es el primer texto surrealista compuesto junto con Philippe Soupault : ?Los Campos magn?ticos?




LUNA DE MIEL (Los Campos magn?icos)


?En qu? se basan las rec?procas inclinaciones? Hay unos celos m?s conmovedores que otros. Me paseo con gusto entre esa oscuridad que supone la rivalidad de una mujer y un libro. El dedo en la sien no es el ca??n de un rev?lver. Creo que nos o?amos pensar, pero el maquinal
?En nada?, que es la m?s audaz de nuestras negativas, no lo pronunciamos en todo el viaje de bodas. No hay nada que mirar fijamente menos alto que los astros. En cualquier tren es peligroso asomarse a la ventanilla. Las estaciones estaban claramente repartidas sobre un golfo. El mar, que para la mirada humana no es nunca tan bello como el cielo, no nos abandonaba. En el fondo de nuestros ojos se perd?an bonitos c?lculos orientados hacia el porvenir, como los de los muros de las prisiones.
.


En 1924 escribir? el ?Manifiesto del surrealismo? asentando las bases de lo que ser? y lo que no ser? Surrealismo. Creado como forma de poes?a creativa en contra de la poes?a de la destrucci?n , de la rotura del lenguaje y del pasado , del dada?smo, all? definir? claramente lo que es el Surrealismo: Puro automatismo ps?quico, por medio del cual se intenta expresar, verbalmente o por escrito, o de cualquier otro modo, el proceso real del pensamiento. El dictado del pensamiento, libre de cualquier control de la raz?n, independiente de preocupaciones morales o est?ticas.?



DAME JOYAS AHOGADAS
Dame joyas de ahogadas
Dos pesebres
Una cola de caballo y una man?a de modista
Despu?s perd?name
No tengo tiempo de respirar
Soy un destino
La construcci?n solar me ha retenido hasta ahora
Y ahora s?lo tengo que dejarme morir
Pide el baremo
Al trote con el pu?o cerrado sobre mi cabeza que suena
Un fanal en donde se abre una mirada amarilla
Tambi?n se abre el sentimiento
Pero las princesas se agarran al aire puro
Tengo necesidad de orgullo
Y de algunas gotas comunes
Para calentar la marmita de las flores enmohecidas
Al pie de la escalera
Divino pensamiento en el cristal estrellado del cielo azul
La expresi?n de las ba?istas es la muerte del lobo
Tenme por amiga
La amiga de los hogueras y los hurones
Te mira en dos veces
Lee tus penas
Mi remo de palisandro hace cantar tus cabellos...





EN EL HERMOSO MEDIOD?A DE 1934

En el hermoso mediod?a de 1934
El aire era una espl?ndida rosa color salmonete
Y el bosque cuando yo me dispon?a a entrar comenzaba por un ?rbol con hojas de papel de fumar
Porque yo te esperaba
Y si t? te paseas conmigo
Por donde sea
T? boca es intencionadamente el tiz?n
De donde surge sin cesar la rueda azul difusa y rota que asciende
Para palidecer el rodal
Todas las ilusiones se apresuraban a mi encuentro
Una ardilla vino a aplicar su blanco vientre sobre mi coraz?n
Yo no s? como se manten?a
Pero la tierra estaba llena de reflejos mas profundos que los del agua
Como si el metal hubiera por fin sacudido su c?scara
Y t? tendida sobre el horroroso mar de pedrer?a
Girabas
Desnuda
En el enorme sol de fuego artificial
Yo te ve?a descender lentamente por los radiolarios
Incluso las conchas del erizo del erizo yo estaba all?
Perd?n yo no estaba all?
Hab?a levantado la cabeza pues el vivo estuche de terciopelo blanco me hab?a abandonado
Y estaba triste
El cielo entre las hojas resplandec?a hosco y duro como una lib?lula
Yo iba a cerrar los ojos
Cuando los dos tabiques del bosque se hab?an bruscamente separado cayeron
Sin ruido
Como las hojas centrales de un lirio inmensos
De una flor capaz de contener toda la noche
Yo estaba donde me ves
En el perfume tocado al vuelo
Antes de que volvieran como cada d?a a la vida inconstantes
Tuve tiempo de descansar mis labios
En tus muslos de cristal.
.








En 1929 aparecer? el ?Segundo manifiesto surrealista? y tras ?l , en 1930, fundar? la revista ? Le surr?alisme au service de la revolution? con ello dar? p?blica expresi?n de su giro pol?tico a la izquierda y con ?l el de surrealismo. Su afinidad con el partido comunista (que dura muy poco, buscando Breton una camino propio dentro la movimientos revolucionarios) provocar? una ruptura en el movimiento surrealista entre los que defend?an su ?nico valor art?stico y los que apoyaban a Breton que defend?a su valor pol?tico y social



GUERRA

GUERRA
Yo miro a la Bestia mientras se lame
Para confundirse mejor con todo lo que le rodea
Sus ojos color de oleaje
De s?bito son la charca de donde sale la ropa sucia de los detritus
La charca que detiene siempre al hombre
Con su peque?a plaza de la Opera en el vientre
Pues la fosforescencia es la clave de los ojos de la Bestia
Que se lame
Y su lengua
Asestada no se sabe nunca de antemano hacia d?nde
Es una encrucijada de hoguera
Desde debajo de ellas contempla su palacio hecho de l?mparas metidas en sacos
Y bajo la b?veda azul de rey contemplo
Arquillos desdorados en perspectiva uno metido en otro
Mientras corre el aliento hecho con la generalizaci?n hasta el
Infinito de uno de eso miserables con el torso desnudo
Que se presentan en la plaza p?blica tragando antorchas
De petr?leo entre su agria lluvia de monedas
Las p?stulas de la bestia resplandecen con esas hecatombes de
J?venes con los cuales se hac?a el N?mero
Los flancos protegidos para las reverberantes escamas que son los ej?rcitos
Inclinados cada uno de los cuales gira a la perfecci?n sobre su bisagra
Aunque ellos dependen de unos de otros no menos que los gallos
Que se insultan en la aurora de estercolero a estercolero
Se pone de relieve el defecto de la conciencia pero sin embargo
Algunos se obstinan en sostener que va a amanecer
La puerta quiero decir la Bestia se lame bajo el ala
Y convulsion?ndose de risa se ven a los rateros al fondo de una taberna
El espejismo con el cual se hab?a fabricado la bondad se resuelve
En un yacimiento de mercurio
Podr?a muy bien lamerse de un solo golpe
He cre?do que la Bestia se revolv?a hacia m? he vuelto a ver la suciedad del rel?mpago
Qu? blanca es en sus membranas en el claro de sus bosques de
Abedules donde se organiza la vigilancia
En los cordajes de su barcos en cuya proa se hunde una mujer
Que el cansancio del amor ha engalanado con su antifaz verde
Falsa alarma la Bestia guarda sus garras en una corona er?ctil alrededor de sus senos
Trato de no vacilar demasiado cuando ella menea la col
Que es a la vez carroza biselada y latigazo
Entre el calor sofocante de la cicindela
Desde su litera manchada de sangre negra y de oro la luna afila
Uno de su cuernos en el ?rbol entusiasta del agravio
Halagada
La Bestia se lame el sexo no he dicho nada.
.



Durante la Segunda Guerra Mundial se exilia en Estado Unidos donde dejar? la semilla de movimientos art?sticos futuros como el POP-ART. Tras la guerra, es infatigable su constante movimiento por el mundo tanto por la expansi?n de su idea de Poes?a como de la pol?tica hasta su muerte en 1966. Pero detr?s quedar?n ajenos a su avatares p?blicos, pol?ticos o sociales su poes?a, expresi?n clave no solo en la literatura sino en cualquiera de las artes del siglo XX y de la que vendr?. Con el lleg? una manera diferente de concebir no solo la composici?n sino tambi?n la propia mec?nica de escritura, de creaci?n y cambi? la manera de entender el arte de manera dr?stica.

El raso de las p?ginas de los libros que se hojean modela una mujer tan hermosa
Que cuando no se lee se contempla esa mujer con tristeza
Sin osar hablarle sin osar decirle que es tan hermosa
Que cuando uno est? por saber no tiene precio
Esa mujer pasa imperceptiblemente entre un murmullo de flores
A veces se da vuelta en las temporadas impresas
Para preguntar la hora o mejor quiz?s finge contemplar atentamente las joyas
De un modo ins?lito en criaturas humanas
Y el mundo muere una ruptura se produce en los anillos de aire
Una herida a nivel coraz?n
Los diarios matutinos traen cantantes cuyas voces tienen el color de la arena en orillas tiernas y peligrosas
Y a veces los vespertinos dejan paso libre a cumplidas muchachitas que conducen fieras encadenadas
Pero lo mejor est? en el intervalo de ciertas letras
Donde manos m?s blancas que el cuerno de las estrellas a mediod?a
Saquean un nido de golondrinas blancas
A fin de que llueva para siempre
Tan bajo tan bajo que las alas no puedan entremezclarse
Manos por las que se asciende hasta brazos tan leves que el vapor de los prados en sus graciosas volutas sobre las charcas es un espejo imperfecto
Brazos que s?lo se articulan al peligro excepcional de un cuerpo creado para el amor
Cuyo vientre llama a los suspiros desprendidos de las zarzas llenas de velos
Y que s?lo tiene de terrestre la inmensa verdad de hielo de los trineos de miradas sobre la extensi?n absolutamente blanca
De lo que no ver? nunca m?s
A causa de una venda maravillosa
Que es la que utilizo al jugar al gallo ciego de las heridas. "
"




Sus temas variar?n , sus palabras variar?n pero son su visiones, su im?genes , sus met?foras las que construir?n unos poemas del todo imperdibles, llenos de belleza, de fealdad, de pasi?n , de muerte, de creaciones y roturas, de sexo y castidad, amor y odio, de senilidad y juventud, de guerra y paz..A fin de cuentas el surrealismo habla desde nuestro interior y as? somos....



LA UNI?N LIBRE

Mi mujer de cabellera de fuego de madera
De pensamientos de rel?mpagos de calor
De cintura de reloj de arena
Mi mujer de cintura de nutria entre los dientes del tigre
Mi mujer de boca de escarapela y de ramo de estrellas de ?ltima magnitud
De dientes de huellas de rat?n blanco sobre la tierra blanca
De lengua de ?mbar y de vidrio frotados
Mi mujer de lengua de hostia apu?alada
De lengua de mu?eca que cierra y abre los ojos
De lengua de piedra incre?ble
Mi mujer de pesta?as de palotes de escritura infantil
De cejas de borde de nido de golondrina
Mi mujer de sienes de pizarra de techo de invernadero
Y de vaho en los vidrios
Mi mujer de hombros de champa?a
Y de fuente con cabezas de delfines bajo el hielo
Mi mujer de mu?ecas de cerillos
Mi mujer de dedos de azar y de as de corazones
De dedos de heno cortado
Mi mujer de axilas de marta y de hayucos
De noche de San Juan
De ligustro y de nido de escalares
De brazos de espuma de mar y de esclusa
Y de mezcla del trigo y del molino
Mi mujer de piernas de cohete
De movimientos de relojer?a y de desesperaci?n
Mi mujer de pantorrillas de m?dula de sa?co
Mi mujer de pies de iniciales
De pies de llaveros de pies de calafanes que beben
Mi mujer de cuello de cebada no perlada
Mi mujer de garganta de Valle de oro
De cita en el lecho mismo del torrente
De pechos de noche
Mi mujer de pechos de topera marina
Mi mujer de pechos de crisol de rub?es
De pechos de espectro de la rosa bajo el roc?o
Mi mujer de vientre de despliegue de abanico de los d?as
De vientre de garra gigante
Mi mujer de espalda de p?jaro que huye vertical
De espalda de azogue
De espalda de luz
De nuca de canto rodado y de tiza mojada
Y de ca?da de un vaso en el que acaba de beberse
Mi mujer de caderas de barquilla
De caderas de lustro y de penas de flecha
Y de tronco de plumas de pavo real blanco
De balanza insensible
Mi mujer de nalgas de asper?n y de amianto
Mi mujer de nalgas de espalda de cisne
Mi mujer de nalgas de primavera
De sexo gladiolo
Mi mujer de sexo de yacimiento de oro y de ornitorrinco
Mi mujer de sexo de alga y de bombones antiguos
Mi mujer de sexo de espejo
Mi mujer de ojos llenos de l?grimas
De ojos de panoplia violeta y de aguja imantada
Mi mujer de ojos de sabana
Mi mujer de ojos de agua para beber en la c?rcel
Mi mujer de ojos de madera siempre bajo el hacha
De ojos de nivel de agua de nivel de aire de tierra y de fuego





Publicado por wineruda @ 16:11  | Andr? BRETON
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por cachocal
Mi?rcoles, 03 de febrero de 2010 | 4:45
Muy buen aporte.
Faltar?a identificar bien los personajes de las fotograf?as.
Por ejemplo la que muestra a Breton, Diego Rivera y Le?n Trotsky, en M?xico.
Fue cuando lanzaron el Manifiesto por un Arte Revolucionario, que Trotsky no pudo firmar en su calidad de refugiado pol?tico.
Poco despu?s Trotsky fue asesinado por ?rdenes de Stal?n.
Era el segundo atentado, llevado adelante por Mercader.
Pocos dicen o recuerdan que el fallido primer atentado tuvo entre sus colaboradores a Victorio Codovilla (PC Argentino), Alfaro Siquieiros y a Pablo Neruda.