domingo, 11 de diciembre de 2005
Imagen

TOPOGRAFÍA

Ésta es la tierra estéril y madrastra
en donde brota el cacto.
Salitral blanquecino que atraviesa
roto de sed el pájaro;
con marismas resecas espaciadas
a extensos intervalos,
y un cielo fijo, inalterable y mudo,
cubriendo todo el ámbito.

El sol calienta en las marismas rojas
el agua como un caldo,
y arranca el arenal caliginoso
un brillo seco y áspero.
La noche cierra pronto y en el lúgubre
silencio rompe el sapo
su grita de agua oculta que las sombras
absorben como tragos.

Miedo. Desolación. Asfixia. Todo
duerme aquí sofocado
bajo la línea muerta que recorta
el ras rígido y firme de los campos.
Algunas cabras amarillas medran
en el rastrojo escaso,
y en la distancia un buey rumia su sueño
turbio de soledad y de cansancio.

Ésta es la tierra estéril y madrastra.
Cunde un tufo malsano
de cosa descompuesta en al marisma
por el fuego que baja de los alto;
fermento tenebroso que en la noche
arroja el fuego fatuo,
y de esas largas formas fantasmales
que se arrastran sin ruido sobre el páramo.

Ésta es la tierra donde vine al mundo.
-MI infancia ha ramoneado
como una cabra arisca por el yermo
rencoroso y misántropo-.
Ésta es toda mi historia:
sal, aridez, cansancio,
una vaga tristeza indefinible,
una inmóvil fijeza de pantano,
y un grito, allá en el fondo,
como un hongo terrible y obstinado,
cuajándose entre fofas carnaciones
de inútiles deseos apagados.
Publicado por wineruda @ 17:50  | Poesía Imprescindible
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios