Mi?rcoles, 15 de marzo de 2006
Imagen

PORTAS FAXEIRAS

Perdida en un caf? de esta ciudad de niebla
y de soslayo, oyendo una m?sica vieja que no s? d?nde
o?, respondo a esa canci?n, a ese olvidado
lugar, que no envolvieron, respondo, no,
que no envolvieron las sombras a la vida. M?s dir?
quienes fueron llegando por la senda
de los ?ltimos pasos: sembrador de ceniza,
pas? primero el tiempo: la ciudad de la nieve,
la del hel?cho ensangrentado, la de la piedra temblorosa.
(Una bombilla
cuelga de su cord?n. Nunca
vestida,
es siempre la se?al para salir.)

Vinieron los anuncios, las voces divergentes,
m?s pares de zapatos cada a?o,
m?s blusas, m?s abrigos: la monta?a
difusa que me hizo y destru?.
Dej? mi taza a un lado,
mis sombras, mis cepillos, todo eso
que se fue amontonando a mis espaldas
y quedarme en la luz bajo la luz
-esa que cuelga del cord?n desnudo-,
del sitio en que no cae la ceniza
y se reparte
lo igual, que luego ir?a a repetirse
y a ser gemelo en todo los reflejos:
cajas y cajas con lo mismo, dentro
una de otra hasta el color menudo
que no se puede abrir y queda en montoncito
sin misterio, del lado en que no cae ni se vierte
el agua. Besa el arco
bilabial del cristal y su sonido
lo mismo que la lluvia besa el borde
y el liquen de estas piedras en que ahora
los que vienen de paso...
Sobre estas piedras que rezuman agua,
en estos campos que rezuman
agua: agua que de ellos viene
y sube al agua
del cielo en el que el agua llueve.
Dej? mi taza a un lado:
de la casa los sitios que no us?
-sillas, ?ngulos, huecos
vertidos a la luz, a la ondulada
mansedumbre del verde y su cautela;
piedad de las esquinas, ausencia de los pasos
que nunca di por el paciente suelo.
La casa y su silencio con el sol de otra parte
rasgando esta penumbra; los dragones
dormidos en los signos de las p?ginas;
la ausencia de los ojos
que el tiempo ha desprendido de las cosas, vigilia
serena de la luna en el cristal. La casa
y su lenta ascensi?n- vienen en ahora,
con las blusas que fui y sus roces pret?ritos
que no envolvieron, no, respondo ahora,
las sombras, sino el tiempo
y su lento capullo de certeza.
S?, rezuman agua
las ventanas de mis dedos.
Publicado por wineruda @ 16:17  | Poes?a Imprescindible
Comentarios (9)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Goizeder
Viernes, 17 de marzo de 2006 | 23:34
Copio el discurso que pronunci? el d?a de Andaluc?a cuando la nombraron Hija Predilecta en el a?o 2.005, me ha parecido interesante:

Sevilla 28 de febrero de 2005

Es para m? un honor y una inmensa satisfacci?n, que
agradezco hondamente, haber sido nombrada hija predilecta de Andaluc?a y estar acompa?ada por una poeta como Mar?a Victoria Atencia y por todos los que han merecido la Medalla de Andaluc?a.
Ambas distinciones son ejemplo de una Andaluc?a moderna, activa,sensible y, sobre todo plural y libre, en contraposici?n a la Andaluc?a de la que me fui, qued?ndome, hace muchos a?os.
Si bien todos los que han recibido hoy las medallas de
Andaluc?a la merecen cumplidamente, me complace y agradezco especialmente, que hayan sido galardonados Mar?a Francisca Adame, Mar?a de los ?ngeles C?zar y Pablo Pineda porque sus m?ritos y logros se levantan sobre la base del dolor propio o del pr?jimo y este dolor no les abandonar? nunca.
Publicado por Goizeder
Viernes, 17 de marzo de 2006 | 23:36
Siento tambi?n una profunda emoci?n porque una de las
medallas haya sido concedida a la Universidad de Sevilla. Mi primer curso como estudiante de la Universidad Hispalense alcanz? al ?ltimo a?o en el que se impartieron clases en la que llam?bamos
"Universidad Vieja", en la calle Lara?a, y no olvidar? nunca ni el patio que Cernuda menciona en Ocnos ni el olor a caf? de un tostadero pr?ximo que, en verano, sub?a desde la calle a la biblioteca. All? tuvimos insignes maestros y vivimos unos a?os dif?ciles, s?, pero llenos de esperanza en una Espa?a mejor aunque
esa esperanza tardara demasiado tiempo en realizarse.
Publicado por Goizeder
Viernes, 17 de marzo de 2006 | 23:39
De m? se ha dicho que soy una sevillana errante. Errante,s?,pero sabiendo a donde iba y por qu?. Y esto me ha hecho pensar en lo que Andaluc?a es y ha sido en su historia as? como en otros andaluces errantes. ?Cu?ntos, sin dejar de ser andaluces de C?rdoba,
de Granada, de Almer?a, de Sevilla, de Ja?n, de C?diz, de Huelva y de M?laga llevaron a Andaluc?a por esos mundo: su habla, sus costumbres diversas, su compleja y variada esencia? Y entonces Andaluc?a me parece una tierra sin l?mites geogr?ficos, ni en la historia ni en el tiempo, porque lo que llamamos cultura occidental
le debe mucho a Andaluc?a y a sus andaluces errantes que, como yo,nunca se sintieron extranjeros porque participamos en el dolor o la alegr?a de los pa?ses que nos acogieron.
Publicado por Goizeder
Viernes, 17 de marzo de 2006 | 23:42
En mi casa de Galicia tengo, guardada en un libro, una ramita de olivo de la Villa de Adriano al que Marguerite Yourcenar le hace decir ?soy el que era y muero sin cambiar?.Su origen, es decir, el que era, parece haber estado en It?lica, donde tambi?n hab?a nacido Trajano.
Andaluces fueron Averroes, Maim?nides, sevillano era
Bartolom? de las Casas, Lebrija, ante todo un fil?logo que tambi?n
dej? su tierra, como Blanco White , como tantos otros que van y vienen por distintas razones, y, andaluces errantes. forman parte de nuestra memoria colectiva en un grandioso intercambio de emociones, ideas, costumbres, que se funden en el r?o de los siglos;
Publicado por Goizeder
Viernes, 17 de marzo de 2006 | 23:43
de hombres y mujeres que hacen la historia sobre la que se empinan algunas figuras que, solas nada ser?an.
De este r?o fertilizante e inmenso que es Andaluc?a,
deseo que recordemos hoy dos brazos majestuosos y vivos todav?a:
el de los sefard?es y el de los musulmanes que, en conflicto en sus tierras de adopci?n, permanecen unidos en la a?oranza de la Andaluc?a perdida para siempre.
Moshe Benarroch, que se siente europeo y de cultura
musulmana, marroqu? y jud?o sefard?, y que habla el espa?ol de Andaluc?a heredado a trav?s de los siglos, acaba de presentar en Lucena y en Sevilla una extra?a novela titulada Lucena.
Publicado por Goizeder
Viernes, 17 de marzo de 2006 | 23:45
Coincidiendo con Cernuda en su Recu?rdalo t? y recu?rdalo a otros, dice un personaje que, en la novela cuenta mil a?os y representa la memoria de su pueblo: El mundo quiere que olvides,los jud?os quieren que olvides, los asquenaz?es quieren que olvides
y los sefard?es quieren que olvides. Pero no hay fuerza en el mundocapaz de evitar que un hombre como t? recuerde. Y si uno solo recuerda, Lucena sigue existiendo, si un solo hombre recuerda,todo este mundo nuestro de Lucena y Granada sigue existiendo y
subsistiendo...[...]Si un solo hombre recuerda, el pasado se convierte en presente. Lucha siempre contra el olvido.
Publicado por Goizeder
Viernes, 17 de marzo de 2006 | 23:47
Y al otro lado de Moshe, Mahamud Darwich, nacido en
Galilea en 1942, el mayor poeta palestino moderno, se siente extranjero de Damasco y de Andaluc?a y dice:

Ha pasado por aqu? el extranjero

para que el extranjero pase por aqu?. Saldr? dentro de
poco
de los pliegues de mi tiempo como extranjero de Damasco
y de Andaluc?a.
Esta tierra no es mi cielo pero esta tarde es m?a,
las llaves me pertenecen, y los alminares y las l?mparas,
y yo
tambi?n me pertenezco. Soy el Ad?n de los dos para?sos
perdidos.
Cazadme despacio
y matadme deprisa
bajo mi olivar
con Lorca.
Publicado por Goizeder
Viernes, 17 de marzo de 2006 | 23:48
Regresar es dif?cil y algunos andaluces no regresaron
sino en los espacios que la historia o la literatura les concede, tal es el caso de Luis Cernuda y de much?simos otros. Yo he se?alado aqu? evocaciones y a?oranzas de Andaluc?a, pero deseo concluir con
el tema del desgarramiento de la despedida forzosa. El poeta Ben Al-Labana de Denia describe la partida de Al-Mutamid y de su familia hacia el destierro:

Todo lo olvidar? menos aquella madrugada junto al
Guadalquivir, cuando estaban en las naves como muerto en sus fosas.

Las gentes se agolpaban en las dos orillas, mirando
c?mo flotaban aquellas perlas sobre las aguas del r?o.

Ca?an los velos porque las v?rgenes no se cuidaban de
cubrirse, y se desgarraban los rostros como otras veces los mantos.
[...]

Partieron los nav?os, acompa?ados de sollozos, como una perezosa
caravana que el camellero arrea con su canci?n.
Publicado por Goizeder
Viernes, 17 de marzo de 2006 | 23:49
La tumba de Al-Mutamid se encuentra en Agmat, a 35
kil?metros de Marrakech. Un sevillano de hoy que vive en esta
ciudad suele dejar una rosa sobre su tumba siempre que pasa por all?.