Viernes, 31 de marzo de 2006
Imagen


POR QU? LA JORNADA VUELA

El poeta se apoya, durante el tiempo de su vida,
en alg?n ?rbol, o en el mar, o en el talud, o en un
determinado color de nube, por un momento, si as?
lo quiere la circunstancia. Su amor, su sorprender, su
felicidad tienen su equivalente en todos los lugares a
los que nunca fue, a los que nunca ir?, entre los
extra?os a quienes no conocer?. Cuando se levanta
la voz en su presencia, y se le apremia a aceptar
miramientos que retardan, si a prop?sito de ?l se
invoca a los astros, responde que es del pa?s de al
lado, del cielo que acaba de hundirse.
El poeta vivifica, corre luego al desenlace.
Al atardecer, pese a algunos hoyuelos de aprendiz
de la mejilla, es un caminante cort?s que precipita
las despedidas para estar presente cuando el pan sale
del horno.


DESHERENCIA

Antigua era la noche
Cuando la entreabri? el fuego.
Igualmente mi casa.

No se mata a la rosa
En las guerras del cielo.
Destierran a una lira.

Mi pena persistente
De una nube de nieve
Gana un lago de sangre.
La crueldad ama vivir.

Oh fuente que mentiste
A nuestros destinos gemelos,
Del lobo trazar?
Este ?nico retrato pensativo.


LA UNA Y LA OTRA

?Por qu? has de mecerte sin fin, rosal, con larga
lluvia, con tu doble rosa?

Como dos avispas maduras quedan sin vuelo.

Las veo con mi coraz?n, pues mis ojos est?n

cerrados.

Por encima de las flores mi amor no ha dejado sino
viento y nube.





LOS SOLES CANOROS

La desapariciones inexplicables
Los accidentes imprevisibles
Los infortunios quiz? excesivos
Las cat?strofes de todo orden
Los cataclismos que ahogan y carbonizan
El suicidio considerado crimen
Los degenerados intratables
Los que se enrollan en la cabeza un delantal
de herrero
Los ingenuos de primera magnitud
Los que colocan el f?retro de su madre
en el fondo de un pozo
Los cerebros incultos
Los sesos de cuero
Los que ivernan en el hospital y conservan la embriaguez
de las ropas desgarradas
La malva de las prisiones
La ortiga de las prisiones
La higuera nodriza de ruinas
Los silenciosos incurables
Los que canalizan la espuma del mundo subterr?neo
Los enamorados en ?xtasis
Los poetas excavadores
Los que asesinan a los hu?rfanos tocando el clar?n
Los magos de la espiga
Imperan temperatura benigna alrededor de los
sudorosos embalsamados del trabajo.
Publicado por wineruda @ 13:40  | Poes?a Imprescindible
Comentarios (5)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Goizeder
Viernes, 31 de marzo de 2006 | 23:43
Me ha gustado especialmente el poema "Desherencia" por "extra?o" y "La una y la otra".
Publicado por wineruda
Domingo, 02 de abril de 2006 | 18:10
s?, esos son los que m?s me gustaron a m? tambi?n, Char es un grna escritor poco traducido al espa?ol
Publicado por Makkkafu
Lunes, 03 de abril de 2006 | 8:21
Me gust? Los Soles Canoros especialmente.

Creo recordar haber visto publicado ?ltimante un libro con una recopilaci?n de poemas de Ren? Char, si me entero de datos m?s concretos os los pongo.

Saludos.
Publicado por ON_AIR
Domingo, 30 de abril de 2006 | 22:47
Aromas cazadores (Rene Char)


"Quisiera que mi vieja pena estuviese como la grava en el r?o: completamente al fondo. Mis corrientes no se cuidar?an de ella..."

Una pena es demasiado grande para el comentario.


Me he llevado una sorpresa al entrar y ver que sois los mismos de Critica Literaria.


Saludos.
Publicado por Goizeder
Lunes, 01 de mayo de 2006 | 1:32
Bueno, yo soy la misma de los tres blogs que tenemos puestos en los enlaces, y el de rese?as s?lo el de blogsome ;)

Saludos.