Domingo, 02 de julio de 2006
fotos.miarroba.com



Soneto del volador de cometas

Nada acepto, excepto la eternidad,
en este viaje ambiguo que me lleva
al altar absoluto que, en la niebla,
aguarda mi inanidad.

Lo que so?? de ni?o, hoy es cierto:
la blanca estaci?n que en mi silencio nieva
el invierno de una ficci?n primera
que fue sol, ceg? a la misma claridad.

A la hora final de todo, apartadas
queden las dos comparsas del destino,
que tiene el sabor de la ceniza en el ?ltimo aliento.

La muerte guarde en cueva a los vejados
restos del hombre maduro; que el ni?o
vuela la cometa y vive al viento.
Publicado por wineruda @ 16:11  | Poes?a Imprescindible
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios