Jueves, 28 de septiembre de 2006




VALS

Yo toco el odio como pecho diurno,
yo sin cesar, de ropa en ropa vengo
durmiendo lejos.

No soy, no sirvo, no conozco a nadie,
no tengo armas de mar ni de madera,
no vivo en esta casa.

De noche y agua est? mi boca llena.
La duradera luna determina
lo que no tengo.

Lo que tengo est? en medio de las olas.
Un rayo de agua, un d?a para m?:
un fondo f?rreo.

No hay contramar, no hay escudo, no hay traje,
no hay especial soluci?n insondable,
ni p?rpado vicioso.

Vivo de pronto y otras veces sigo.
Toco de pronto un rostro y me asesina.
No tengo tiempo.

No me busqu?is entonces descorriendo
el habitual hilo salvaje o la
sangrienta enredadera.

No me llam?is: mi ocupaci?n es ?sa.
No pregunt?is mi nombre ni mi estado.
Dejadme en medio de mi propia luna,
en mi terreno herido.
Publicado por wineruda @ 23:26  | Poes?a Imprescindible
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios