Lunes, 02 de octubre de 2006
Imagen
Poemas & H?bridos, de Bernardo Atxaga.
Colecci?n Visor de Poes?a.
Selecci?n y versiones del propio autor (1974-1989)


Edici?n biling?e traducida y/o versionada por el propio Atxaga.
En apenas ciento diez p?ginas condensa, quiz?s excesivamente, una selecci?n de poemas, canciones, cuentos?de manera que cualquier lector que desconozca otros escritos de Atxaga, pudiera servirle de acercamiento a ?ste, a su mundo, a su lenguaje, a su ritmo, a su clima, a sus temas?

La vida que yo veo

La vida que yo veo
anhela los extremos confines,
el Desierto, la Selva, y nada m?s.

Veo que Setiembre,
el de los Rojos Helechales,
deplora su materia;
que hubiera preferido ser
s?lo Nieve, Inmensidad y Lobos.

Veo que el Sol
sue?a con la pura Luz,
y que la Noche
a?ora los tiempos primordiales,
cuando todo era noche.

Miro tambi?n a mi coraz?n,
y descubro que sus deseos
se resumen, desgraciadamente,
en dos palabras:
la palabra Siempre,
la palabra Nunca.



Tanto en los poemas como en otros textos, se encuentran elementos comunes, por lo que yo dir?a que el Atxaga poeta no difiere demasiado del Atxaga prosista. La Literatura como tema, parece estar casi siempre presente, as? como el uso de elementos de la naturaleza, el mundo rural, la ciudad, el pasado, el presente, el futuro incierto, el uso de voces infantiles, la inclusi?n de textos de otros autores, la originalidad, la amistad?tanto los recursos utilizados como los temas, parecieran distintas facetas del autor, por lo que yo personalmente no las comparo, no hago una distinci?n sobre si en algunas ocasiones est? m?s acertado que en otras, aunque tenga mis preferencias.


La ciudad

La ciudad toma los deshilachados vestidos del oto?o;
La llovizna y la tristeza de la herrumbre
son sus cintas y sus velos,
y la luna muere
al huir entre la niebla baja como un mirlo
de cabeza bermeja entre los remolinos de la nieve;
Y desde el viejo puente (all? desembarcaban,
hace mucho tiempo, los embajadores flamencos),
la vendedora de peri?dicos mira al r?o
como a un diccionario de voces desconocidas;
(?)



Hay varios poemas encabezados con los t?tulos de ?Familia I?, ?Familia II?, ?Familia III?, etc., en los que hace uso de las voces infantiles a las que antes me refer?a, utilizando por ejemplo a Shola, personaje perteneciente, supongo (no los he le?do) a otros trabajos del autor dentro de la Literatura infantil y juvenil ?Shola y los leones?, ?Shola y los jabal?es?.

Familia VI
(Shola habla sobre c?mo es el mundo)

El mundo es muy grande,
es bastante infinito.
Lo s? porque he viajado
en coche, en avi?n, etc?tera.

?Cu?ntos sitios tiene?, me pregunto.
Exactamente cinco sitios, me respondo
despu?s de hacer mis c?lculos.

Tiene uno que est? lleno de gatos.
Est? muy bien, hago mis persecuciones.
Es un sitio bueno, ya digo.

Tiene otro sitio que est? muy lejos de Aqu?.
Est? muy lejos de Aqu? y se llama Pek?n.

El tercero es un sitio con una se?ora.
Ella come muy bien All?.
Yo tambi?n como muy bien All?, siempre carne.
Es de lo mejor que conozco.

Hay tambi?n otro sitio que est? arriba del todo,
y tiene muchas cosas, estrellas etc?tera.

Hay por fin un quinto sitio en el mundo,
un sitio al que yo llamo Aqu?.
Le llamo Aqu? porque siempre estoy aqu?.
A la gente de Aqu? no le gusto nada.
Un d?a iba por la calle y me pegaron.
Esto que pasa Aqu? me pone muy triste,
y s?lo una cosa me consuela.
Me consuela pensar
Que nadie es croqueta en su tierra.



Lo cierto es que me recuerda en cierto modo y como se suele decir ?salvando las distancias?, a Gloria fuertes, en el que a trav?s de una mirada infantil y lenguaje sencillo, expresan mucho m?s de lo que parece, con una sutil iron?a a la vez tierna y cr?tica.


Poema de invierno

As? fue como acab? el und?cimo mes, Noviembre
con el canto de las ocas salvajes
que marchaban hacia el Sur.

Y t? miraste hacia aquel cielo, para decir:
Si tuviera alas, tambi?n yo me esforzar?a
en busca de nuevas tierras,
tambi?n yo levantar?a mi campamento
en una playa llena de banderas amarillas;
quiz? entonces trabajara mejor el tiempo,
quiz? entonces olvidara para siempre
las murallas y la gente de esta ciudad.

Y, recuerda, yo s?lo te hice una pregunta:
?Por qu? somos tan infelices?
De morir un mes m?s tarde
habr?a visto nieve
en nuestro jard?n.

Segu?amos hablando
cuando los oscuros ?ngeles
que se lo llevaron
se llevaron tambi?n la tarde.

As? fue como acab? el und?cimo mes, Noviembre:
Con el canto de las ocas salvajes
que marchaban hacia el Sur.



Un claro ejemplo de la originalidad de Atxaga de manera clara, es el cuento titulado ?Poema polaroid sobre la muerte de John Lennon? donde hace una especie de ?collage? literario entremezclando de manera simult?nea retazos de titulares o publicaciones de revistas, peri?dicos, etc., con el resto, para acabar, convenientemente troceada, con la noticia de la muerte de John Lennon al final de cada p?rrafo.

Como colof?n, est? la historia de ?Henry Bengoa, Inventarium? y de nuevo existe esa mezcolanza de la que hace uso Atxaga en muchas ocasiones, entremezclando poes?a, prosa, listados detallados de objetos y tiques de compras, textos intercalados de otros autores?es simplemente genial.
Publicado por Goizeder @ 23:03  | Rese?as
 | Enviar