Martes, 10 de octubre de 2006



?SE ATREVE?

Yo emborronar? el mapa de lo vulgar
vertiendo la pintura en un vaso.
En un plato de gelatina mostr?
los p?mulos obl?cuos del oc?ano.

En las escamas de un pez de hojalata
le? la llamada de nuevos labios.
Y usted
?se atreve
a tocar un nocturno
en la flauta de los canalones?



Vladimir Mayakovski naci? en 1893 en Bagdadi en la provincia rusa de Georgia; ruso y cosaco por parte de padre, ucraniano por parte de madre. En 1906, tras morir el padre, su familia se traslada a Mosc?, all? pronto entrar? a formar parte de partidos de ideolog?a bolchevique, leer? a Marx y participar? en diferentes actividades subversivas contra el zar que le llevar?n a ser detenido en 1906 , con apenas 13 a?os... (ser? detenido otras dos veces y condenado en una de ellas a un a?o de prisi?n).All? ser? cuando comience a concebir su pensamiento literario, su ideolog?a po?tica .







ADOLESCENTE



La juventud tiene mil ocupaciones.
Estudiamos gram?tica hasta atontarnos.
A m?,
me echaron del quinto a?o,
y fui a apolillar las c?rceles de Mosc?.
En nuestro peque?o mundo dom?stico,
para las camas aparecen poetas de pelo rizado.
?Qu? saben estos l?ricos an?micos?
A m?, pues,

me ense?aron a amar en la c?rcel.
?Qu? vale comparado con esto,
la tristeza del bosque de Boulogne?
?Qu? vale comparado con esto,
los suspiros ante un paisaje de mar?
Yo, pues,

me enamor? de la ventanilla de la c?mara 103,
de la "oficina de pompas f?nebres".
Hay gente que mira al sol todos los d?as
y se enorgullece.
"No valen mucho sus rayos" -dicen.
Pero yo,
entonces,

por un rayito de sol amarillo,
reflejado sobre mi pared,
hubiera dado todo en el mundo.




Pronto tomar? contacto con los movimientos futuristas. A los 19 a?os firmar? el manifiesto ?Bofetada al gusto p?blico ?(ligada con el futurismo italiano del que luego se desvincular? ) . Pero los primeros movimientos art?sticos de Mayakovski se relacionar?n m?s con la pintura que con la literatura; estudia arte en El Instituto de Pintura, Escultura y Arquitectura, pero, en contradicci?n, all? es donde se acercar? a la poes?a. Conocer? al pintor David Burliuk, fundador de el cubofuturismo , la escisi?n rusa del futurismo, a la que lleva al extremo:el concepto burgu?s y elitista del futurismo de Marinetti se convert?a en otro creado para el proletariado, para ser convertido en objeto de relaci?n y entendimiento con el pueblo llano, si no en principio s? con la intenci?n de llegar a ella, alterando el sentido conformista y acomodado, social y literariamente hablando; sea a trav?s de una est?tica y presencia agresiva de sus formas y postulados, sea a trav?s de intentar llegar al pueblo desde la palabra, a veces la soflama. Visto desde ahora aquella inseparable blusa amarilla con la que mostraba su diferencia Mayakovski,, resulta casi infantil, pero era un golpe a las formas, un demostrar que ?l no era como aquello se?ores con levita y traje oscuro, que su historia estaba por venir, que los otros , oscuros y cl?sicos eran el pasado. La insolencia como mensaje





MI UNIVERSIDAD


?Sabe franc?s,
restar,
multiplicar?

Declina maravillosamente!
?Que decline!
Pero oiga,
?acaso usted podr?a cantar a d?o,
con los edificios?
?Usted acaso comprende
el idioma de los tranv?as?
El hombre, a veces,
apenas sale del cascar?n
y ya lleva libros bajo el brazo,
y cuadernos escritos.
Yo,
aprend? el alfabeto en los letreros,
hojeando p?ginas de esta?o y hierro.
Los maestros,
toman la tierra,
la descarnan,
la destrozan,
y ense?an:
-Toda ella
no es m?s que un globo peque?o, redondo.
Pero yo,
con los codos aprend? geograf?a.
No en vano he dormido tanto sobre la tierra.
Los historiadores se atormentan con

/importantes preguntas:

-?Era o no era roja la barba de Barbarroja?
?Que sea!
No me gusta meterme en las mentiras con
/telara?a.

Yo conozco de Mosc?, cualquiera de sus
/historias.

Hablan de Dobroliubov (para que lo odien)
pero su apellido est? en contra,
protesta la familia.
Yo,
desde ni?o
aprend? a odiar a los gordos,
a los que se venden por una comida.
Se sientan,
charlan,
y para gustarle a la dama,
hacen sonar sus pobres ideas
con sus frentes llenas de monedas.
Yo,
dialogaba s?lo con los edificios,
y las tomas de agua eran mis interlocutoras.
Con la ventana del o?do atento escuchando,
los techos o?an lo que les arrojaba al o?do.
Y luego,
de noche,
sobre una cosa
o la otra
nos pas?bamos charlando,
moviendo la "sin hueso".




. En 1915 ya hab?a escrito ?la nube en pantalones?, y en 1916 ?La flauta espinazo? la m?s famosa y completa de todas sus obras, escrita para su amante y mayor amor de su vida, Lili Brik,

AMO



COM?NMENTE ES ASI
El amor le es dado a cualquiera
pero...
entre el empleo,
el dinero y dem?s,
d?a tras d?a,
endurece el subsuelo del coraz?n.
Sobre el coraz?n llevamos el cuerpo,
sobre el cuerpo la camisa,
pero esto es poco.


S?lo el idiota,
maneja pu?os
y el pecho lo cubre de almid?n.
De viejos se arrepienten.


La mujer se maquilla.
El hombre hace ejercicios con sistema M?ller,
pero ya es tarde.
La piel multiplica sus arrugas.
El amor florece,
florece,
y despu?s se deshoja.





Oigan

Oigan;
si encienden
las estrellas
es porque alguien las necesita. ?verdad?
Es que alguien desea que est?n,
es que alguien llama perlas a esas escupitinas.
Resollando
entre tormenta de polvo al mediod?a
penetras hasta Dios,
tema haber llegado tarde
llora,
le besa las mano carniseca,
implora
que pongan sin falta una estrella
jura
que no soportar? ese tormento inestelar.
Y luego
anda preocupado,
aunque aparenta calma.
Dice a alguien:
?ahora no est?s mal, eh?
?A que ya no tienes miedo?
Oigan, si encienden
las estrellas
es porque alguien las necesita ?verdad?
Es indispensable
que todas las noches
sobre los tejados
arda
aunque sea una sola estrella.









Pero ya llegaba la Primera guerra mundial y es movilizado. La muerte y el horror le acercar?n de nuevo a sus ideas bolcheviques por un tiempo olvidadas en su actividad literaria. La revoluci?n Bolchevique de 1917 le sumir? en un sin fin de actividades y actos, hab?a llegado el tiempo donde se podr?a reinventar en futuro, crearlo desde cero, se unir?n as? sus ideas pol?ticas y art?sticas. Lanzar? proclamas para que se decor? las casas, los tranv?as, los vagones, los reba?os... se pinten para el nuevo mundo que viene, , as? los cubofututistas crearon el m?s curioso y grandioso museo al aire libre jamas visto en Rusia. Mayakovski , imparable, arrollador en su energ?a, incansable en su esfuerzo, tenaz en su lucha ,incluso proclam? la destrucci?n de la obra cl?sica. El partido fren? sus impulsos, Vladimir empezaba a aprender que todo y nada se pueden cambiar a la vez... Peros sus poemas segu?an siendo gritos al mundo, exaltaciones de el pueblo, de lucha, de revoluci?n de vida por cambiar, de formas que destruir, de grandes manifestaciones, de profundos gritos, de d?as rojos y noches soleadas..



Cartel propagand?stico de V. Mayakovsky



ASCENSION




Yo soy poeta.
Ense?ad a los ni?os que el sol se levanta
/detr?s de los pilares del Este.

En el t?lamo de amor aparece la cabeza
/querida con sus pocos pelitos.

Lanc? a lo alto una flecha de desaf?o.
?Qu?tate esa sonrisa!
Mi coraz?n busca el balazo, y la garganta
/delira con una navaja.

Es la pesadilla deshilvanada del demonio,
en la que crece mi angustia.
Me persigue,
me atrae con su abismo el agua del mar.
Me arrojar?a tambi?n desde cualquier techo.
Las nieves me rodean.
Las nieves me cubren,
crecen, hacen espuma, caen,
de nuevo en el hielo cae una esmeralda
/escarchada.

Tiembla mi alma.
Entre los hielos est? ella aprisionada,
y no puede salir.
As? embrujado,
ir? caminando por las orillas del Neva.
Doy un paso,
y nuevamente estoy en el mismo lugar.
Corro,
pero es en vano.
De pronto me encontr? ante un edificio.
Se alz? detr?s de las ventanas de hielo,
en un amanecer redondo.
All? voy.
Maull? un gato.
Arde la luz nocturna,
de la farmacia de turno.
Toco el timbre.
?Boticario!
?Boticario!
Esper? colgado de mis propios hombros.
Crecieron,se turbaron mis pensamientos,
crecieron enredados,
como cuernos de ciervos.
Manch? el piso de llanto.
Me hinqu? de rodillas,
llorando mi para?so perdido.
?Boticario!
?Boticario!
?Boticario!
?D?me de beber algo!
C?mo puedo hacer,
para beberme hasta el fin la angustia del
/coraz?n.

?Habr? en el cielo virgen, infinito,
o en el Sahara delirante,
o en un desierto enloquecido,
habr? un asilo para celosos?
Detr?s de los frascos y las probetas,
hay tantos secretos.
T? conoces la m?s alta justicia.
?Boticario!
Ay?dame para que sin dolor,
emigre mi alma al cielo.

Me extiende un frasco,
veo un cr?neo.
"Veneno"
debajo dos huesos cruzados.
?A qui?n se lo da?
Si yo soy inmortal,
tu hu?sped es extraordinario.
Los ojos ya no ven.
Estoy mudo,
cierro la puerta detr?s de ?l,
y bien,
?qu? hacer ahora?
?No faltaba m?s,
con un veneno perecer intoxicado!
Una turbia suposici?n
cruz? la mente del tonto boticario.
En las ventanas, los curiosos.
Se oyen voces.
Y de pronto,
asciendo a los aires,
pasando los mostradores.
El techo se abre solo, sin dificultad.
Chillidos.
Ruido.

?Sobre la casa hay uno colgado!
Ya estoy sobre la casa. ?Paso!
Veo la iglesia al atardecer,
la cruz iluminada. ?Paso!
La cima de los ?rboles y el bosque.
Graznan los cuervos. ?Paso!
?Estudiantes!
Todo lo que aprendimos es un cuento.
Y tambi?n todo lo que ense?amos.
La F?sica, la Qu?mica y la Astronom?a son un
/cuento.

Si se me antoja volar,
vuelo por las nubes.
Y voy a todas partes,
y puedo estar donde quiero,
asombrando la rutina de todas las baladas
/po?ticas.

Cantad ahora al nuevo demonio con alas,
de abrigo americano,
y brillo en sus zapatos amarillos.






Su inagotable personalidad,que le hizo ser el portavoz, y no solo art?stico, de la Revoluci?n Bolchevique, le llev? a crear y escribir teatro, hacer cine, dibujar pasquines, escribir carteles, propaganda, hacer circo .. extender todas esas artes y actividades . Que el pueblo llano ruso entendiera por un lado sus formas art?sticas y por otro lado apoyar la revoluci?n siempre fueron sus metas vitales. Nada le paraba, ni las criticas, ni las depresiones, ni los amores perdidos; se levantaba de nuevo, encajaba el golpe y lanzaba , ?l por su parte, otro, cuanto m?s fuerte mejor... Para enfrentarse a los poetas realistas que comenzaban a denigrar las teor?as literarias de Mayakovski, y agrandar su base dentro del partido comunista, que luego ser?a de obligatorio cumplimiento , fund? la revista LEF (Frente Art?stico de Izquierdas )para atacar a las corrientes cl?sicas acus?ndolas de antirrevolucionarias y conformistas.

Cartel propagand?stico de V. Mayakovski

NACIMIENTO


Que aprendan los contempor?neos a escribir,
y tambi?n los historiadores imb?ciles.
"Un notable poeta vivi? una vida mezquina y
sin inter?s."
Yo s?,

no pronunciar?n mi nombre los pecadores,
asfixi?ndose en el infierno.
Mi tel?n en el G?lgota,
no se bajar? con el aplauso de los popes.
Mejor,
me beber? mi caf? por la ma?ana,
en este espl?ndido parque de verano.
En el d?a de mi llegada,
en el cielo de Bel?n,
no encender?n ninguna se?al.
Nadie molest? las tumbas,
donde duermen los magos de pelo rizado.
El d?a de mi llegada,
fue como todos los d?as,
absolutamente igual,





EL intenso romance amoroso con Lili Brik , el viaje a Par?s , conocer a Picasso, su viaje a Estados Unidos marcaran su vida y su poes?a en sus a?os siguientes. Peque?os momentos felices -y amargos- entre la creciente animadversi?n de cierta parte de la sociedad rusa, y de los primeros desenga?os en sus obras literarias, as? sus obras de teatro como ?Misterio bufo? primero y luego ? La chinche? o ?Los ba?os ? -- no fueron ni comprendidas, ni apoyadas--.Estaba fuera de sitio y de tiempo- las cr?ticas de Trosky hacia su obra, el suicidio del poeta Esenin, comenzaron a minar su, otrora, inquebrantable fuerza. El sentido de que su obra no era entendida, que incluso los comunistas se aburguesaban , se adocenaban en su est?tica, que no cambiaba el mundo tan r?pido como ?l hab?a querido y previsto, le fueron doblando su car?cter. Acept? cosas que nunca antes lo hubiera hecho.

Mayakovski con Lili Brik






Conversaci?n con el inspector fiscal sobre poes?a




Ciudadano inspector:
perdone la molestia...

Gracias...
no se preocupe...

estoy bien de pie...

vengo a tratar
de un asunto

delicado:

el sitio
del poeta

en las filas obreras.

Junto a
los que tienen

tiendas y fincas

ha sido gravado
y debo pagar.

Usted
me exige

quinientos por semestre

y veinticinco
por no declarar.

Mi trabajo
es semejante

a cualquier otro.

Mire
mis perdidas,

los gastos
de mi producci?n

y cu?nto se invierte
en los materiales.

Usted,
por supuesto,

no sabe qu? es una ?rima

Si la primera l?nea
pongamos

acaba en

?at?n?

entonces
en la tercera repitiendo las s?labas,

ponemos
algo as? como

?tacat?n?.

Empleando su lenguaje
la rima

es un cheque.

C?brese el verso alternado-
dice la disposici?n.

Y buscas
la calderilla de sufijos y flexiones

en la caja exigua
de las declinaciones

y conjugaciones.

Intentas meter
una palabra

en la estrofa

y como no entre
las fuerzas y se rompe.

Ciudadano inspector:
le doy mi palabra,

el poeta
paga caras las palabras.

Empleando nuestro lenguaje,
la rima

es un barril.

Un barril de dinamita
la estrofa es la mecha.

Se consume la estrofa,
estalla la rima

y la ciudad
vuela

como un verso.
?D?nde encontrar,
a qu? precio,

rimas
que maten al primer estallido?

Quiz?
s?lo queden

unas cinco rimas
sin estrenar

en Venezuela.

Y me lanzo a viajar
haga fr?o o calor.

Me lanzo
trabado por anticipos y pr?stamos.

Ciudadano
tenga en cuenta el billete es de trasbordo.

-La poesi?a
toda-

es un viaje a los desconocido.

La poes?a
es como la extracci?n del radio.

Un gramo de producto
por un a?o de trabajos.

Por una palabra
transformas

miles de toneladas
de mineral verbal

Pero, ?qu? abrasador
es el calor de esas palabras

comparadas
con el chisporroteo

de la palabra cruda!

Esas palabras
mueven

millones de corazones
durante milenios.

Claro
hay poetas de calidad distinta.

Alg?n poeta
con destreza de manos

saca
como el malabarista

el verso de la boca,

de la propia
y de la ajena.

?Y para qu? hablar
de los castrados l?ricos?

Pone un verso
ajeno

y es feliz.

Es
otro robo y despilfarro

entre los despilfarro que azotan el pa?s.
Estos
versos y odas

de ahora

que son aplaudidos
a rabiar

pasar?n
a la historia

como gastos accesorios

sobre lo hecho
por nosotros

por dos o tres.

Consumes
una arroba de sal

y fumas un centenar de cigarrillos

hasta
extraer

la palabra preciosa

de las profundidades artesanas
de la humanidad.

Por eso baje
la suma del impuesto.

Quite
de la imposici?n

la rueda de un cero.

Uno noventa
cien cigarrillos,

uno sesenta
la arroba de sal.

En una encuesta
hay un c?mulo de preguntas:

?Ha viajado
o no ha viajado?

Y si
en los ?ltimos 15 a?os

revent?
una docena de Pegasos,

?qu??

Usted
-`p?ngase en mi caso-

pregunta por criados
y bienes-

?Y
si soy

caudillo popular

y a la vez
criado del pueblo

La clase
se expresa

con nuestras palabras

somos proletarios,
propulsores de la pluma.

La m?quina
del alma

con los a?os se desgasta.

Te dicen:
-est?s pasado,

fuera.

Cada vez amas menos
te arriesgas menos,

y el embate
del tiempo

golpea mi frente.

Llega
el m?s terrible de los desgastes-

el desgaste
del coraz?n y del alma.

Y cuando
este sol

cerdo cebado,

se levante
sobre el futuro

sin pobres ni tullidos-

yo
ya

estar? podrido

muerto en la cuneta,

junto
a una decena

de mis colegas.

Haga
mi balance mortuorio,

afirmo
seguro que no miento:

en medio
de los actuales

bribones y pelotilleros

ser?
el ?nico

con deudas impagables.

Nuestro deber
es tronar

como sirena de bronce

entre la neblina de filisteos
entre el bullir de tormentas.

El poeta
siempre

es deudor del universo,

paga por el dolor
intereses

y multas.
Soy
deudor

de los lampiones de Broadway,

de vosotros
cielos de Bagdadi,

del ejercito rojo
de los cerezos de Jap?n_

de todo
sobre lo que

no tuve tiempo de escribir.

Al cabo
? Para qu?

necesito este jaleo?

?Para disparar rimas
y enfurecer el ritmo?

La palabra del poeta
es un resurrecci?n

su inmortalidad
ciudadano bur?crata.

Dentro de siglos,
en el marco de la cuartilla

coger?n el verso
y resucitar?n el tiempo.


Y surgir?
este d?a

con inspectores fiscales

con brillo de asombros
y hedor a tinta.

Usted, habitante convencido
del presente,

saque en el Comisariado de Caminos
un billete para la eternidad

calcule
el efecto de mis versos

y reparta

mis ganancias
en trescientos a?os.

Pero la fuerza del poeta
no s?lo est?

en que le recuerden a usted
y les de un respingo.

No.
Hoy tambi?n

la rima del poeta

es caricia
y lema

bayoneta

y l?tigo.

Ciudadano inspector,
pagar? cinco,

quitando los ceros
detr?s.

Yo,
por derecho,

reclamo un hueco

en las filas
de los obreros y campesinos

m?s pobres.

Y si
ustedes se imaginan

que mi trabajo

consiste en utilizar
palabras ajenas,

aqu? tienen
camaradas

mi estilogr?fica
y escriban
ustedes

si quieren.







La poes?a de Mayakovski tiene ante todo la necesidad y b?squeda de la oralidad, estaba hecha para ser o?da, hablada, cantada, gritada,. Buscaba ,que lejos de los planteamientos puramente literarios y en cierta forma elitistas del futurismo de Marinetti, encontrar la forma de que sus ideas y sus frases fueran escuchadas por el pueblo, de esta forma conjugaba sus dos pensamientos te?ricos, el art?stico y el pol?tico. Los ejemplos m?s claros, por la necesidad que ten?a el poeta de llegar a la gente, a remover sus conciencias, a agregarlos a la revoluci?n fue en 1917 sus poemas se llenan de palabras malsonantes , lejanas al concepto usual de la palabra po?tica. Se convierten en gritos y voces cercanas a la soflama populista, rayanas con la jerga del pueblo, as? lo necesitaba, acercar la poes?a al pueblo pero tambi?n la lucha... , Buscaba lo que cre?a posible y lo ten?a delante. Lo barriobajero pod?a servir, y las met?foras hirientes contra el pasado, y las paradojas y las onomatopeyas, y los gritos, y las interjecciones ?serv?an para mostrar la nueva poes?a y para ense?ar el nuevo mundo?...pues se usaban... La inmediatez de la poes?a era su rasgo mas caracter?stico, estaba escrita a pie de calle, al momento, como un periodista armado de versos y poemas, como un soldado de l?piz y papel. Sin embargo en esa misma intencionalidad estaba su mayor contradicci?n, la no comprensi?n del pueblo de sus poemas no tanto , como he dicho, del lenguaje como de las las formas y la est?tica, que eran lejanas a la poes?a cl?sica antigua y al realismo socialista del presente y futuro

LA FLAUTA ESPINAZO

Por todas
las que me gustaron o me gustan,
guardadas como imagen guardados en la cueva del alma,
igual que la copa de vino en un brindis,
alzar? mi cr?neo colmado de versos.


Pienso m?s y m?s
si no ser?a mejor poner
un punto con bala a mi final.
Hoy,
por si acaso,
doy un concierto de despedida.

?Memoria!
Junta en la sala de la frente
los turnos incontables, mis amores.
Trasiega la risa de un ojo a otro,
adorna la noche con sartas de pasadas bodas.
Que nadie olvide esta noche:
hoy tocar? la flauta
en mi propio espinazo.


1

Las lenguas de las calles aplasto con los pasos
?Ad?nde ir, consumiendo este infierno?
?Qu? celeste Hoffmann
te invent?, maldita?

A la borrasca del gozo las calles le quedan estrechas.
Del d?a festivo salen y salen, acicalados todos.
Yo pienso.
Pensamientos, co?gulos,
malsanos, espesos, me escurren del cr?neo.


Yo,
obrador de todo lo festivo,
yo no tengo con quien ir a celebrar.
Ahora mismo me caer? de espaldas,
me saltar?n los sesos en las piedras del Nevski.

He blasfemado, s?,
voceado que no hay Dios;
pero Dios, de las honduras infernales sac?
a la que estremecer?a las monta?as
subi? y orden?:
?Qui?rela!


Dios est? contento.
Bajo el cielo, en un candil,
un hombre agotado , se apaga.
Dios se frota las manitas.
Piensa Dios:
-?Ya veras, Vlad?mir!

A ?l, s?, a ?l,
para que no adivinase qui?n eras,
se le ocurri? darte marido de verdad
y en el piano poner humanas notas.

Si alguien se deslizara de pronto a la puerta de la alcoba,
si hiciera el signo de la cruz sobre la colcha y
t? y ?l,
lo s?:
oler?a a lana quemada,
como azufre humear?a la carne del diablo.


Pero en vez de eso, hasta que fue ma?ana,
de horror, que te llevaban a quererte,
anduve errante,
y gritos en l?neas tallaba,
joyero loco a medias ya.

?Jugar con los naipes!
?Con vino
enjuagarte el gaznate al coraz?n devuelto en un


?No me haces falta!
?No quiero!
Da igual;
s?
que pronto me ir? al carajo.


Si es verdad que existes t?,
Dios,
Dios m?o;
si la alfombra de estrellas por ti fue tejida;
si este dolor
multiplicado cada d?a
es la tortura que mandas, Se?or,
cu?lgate la cadena de juez.
Espera mi visita.
Soy puntual,
no tardo nada.
?Escucha,
supremo inquisidor!
Me sellar? la boca;
ni un grito escapar? de mis labios mordidos.
?tame a cometas como a colas caballunas,
y que me arrastren
desgarr?ndome entre los dientes de las estrellas.


O s? no,:
cuando mi alma se vaya
pasm?n enfurru?ado,
t?
alza la V?a L?ctea como una horca,
pr?ndeme y cu?lgame: delincuente.

Haz lo que quieras.
Si quieres, descuart?zame.
Yo mismo a ti, justiciero, las manos te lavar?.




Pero
-?me oyes?-
?ll?vate a la maldita esa
que has hecho mi amada!


Las lenguas de las calles aplasto con los pasos
?Ad?nde ir, consumiendo este infierno?
?Qu? celeste Hoffmann
te invent?, maldita?


2


El cielo,
olvidando su azul entre los humos,
las nubes, pr?fugas en jirones,
amanecen en mi ?ltimo amor,
animado como el rubor de un t?sico.

Gustoso acallar? el rugido
de la multitud,
olvidados hogar y bienestar.
?Escuchad!
?Salid de las trincheras!
ya seguir?is luchando.


Aun si
revolc?ndose en sangre, como un Baco,
cunde la batalla ebria,
aun entonces no est?n gastadas las palabras del amor.

Queridos alemanes!
Yo s?
que est? en vuestros labios
la Gretchen de Goethe.
El franc?s
sonriendo muere en la bayoneta,
el aviador tambi?n sonr?e y se desploma
si recuerdan
en el beso la boca
tuya, Traviata.

.

Mas no estoy para esa pulpa de carne rosada
que siglos han mascado.
? Rend?os Hoy a nuestros pies!
A ti te canto,
pintada,
pelirroja.

Tal vez de estos d?as,
dolorosos, como filos de bayonetas,
cuando a los siglos les blanqueen las barbas,
s?lo quedaremos
t?
y yo,
lanzado tras de ti de ciudad en ciudad.

Esposada m?s all? del mar,
te ocultas en la madriguera de la noche,
mis besos te llegaran entre las nieblas de Londres
en los labios lucientes de los faroles.

En el ardor del desierto,
donde acechan leones extender?s caravanas
y t?,
bajo el polvo que levanta el viento
sentir?s mi quemante mejilla de Sahara.


Envainada la risa en la boca
mirar?s:
-?Qu? gran torero!
Y yo de pronto
te lanzar? al tendido los celos
desde el ojo moribundo del toro.


Si te lleva al puente tu paso perdido
y piensas
que el r?o es hermoso,
ser? yo,
que bajo el puente, disfrazado de Sena,
te llamo
con una mueca de dientes cariados.

EN el fuego de caballos trotones quemaras con otro
la Strelka, el Sokol'niki:
yo, desde arriba, encaramado
ser? como la luna atormentadora, impaciente y desnuda.


Soy fuerte;
me necesitan
para mandarme:
-?Muere en la guerra!
Lo ?ltimo ser?
tu nombre
cuajado en el labio deshecho por la bala.



?Acabar? en un trono?
?En Santa Elena?
Montando las oleadas de la vida en tormenta
soy, igual aspirante
al dominio del mundo
y
al grillete.


Me tocar? ser zar:
tu perfil
en el oro soleado de mis monedas
ordenar? a mi pueblo:
-?Estampadla!


Pero all?,
donde el mundo se disuelve en tundra,
donde con el viento norte trafica con el r?o,
en la cadena rgrabar? un nombre: ?Lilia!
para besarlo en la tiniebla del presidio.

?Escuchen pues, los que olvidan que el cielo es azul,
erizados
como fieras!
?ste, acaso,
es el amor ?ltimo del mundo,
amaneciendo como el carm?n de un t?sico.



3


Olvidar? a?o, el d?a, la fecha.

Me encerrar? a solas con este papel.
?Nace con sufrimiento de palabras l?cidas,
magia m?s que humana!

Hoy llegu? de visita;
sent?
algo mal en la casa.
Y qu? ocultabas en tu vestido de seda.
Ol?a a incienso en el aire.

-? Est?s contenta?
T?, fr?o:
---?Mucho?.
El muro de la raz?n turbada se derrumba,
y yo, ardiendo en fiebre, acumulando angustia.



Escucha,
da igual:
no ocultar?s un cad?ver
-?atroz palabra, lava en la cabeza!-
Da igual:
cada m?sculo tuyo
como por una bocina
lo clama:
?muerta, muerta, muerta!


No;
contesta.
?No mientas!
(?C?mo irme as??)
los agujeros de dos tumbas
abren los ojos en tu rostro.
Escucha,


Las tumbas se ahondan.
No llega all? la luz.
Sin duda
caer? desde el cadalso de los d?as.
He tendido mi alma como una soga sobre el precipicio,
con malabarismos de palabras me he columpiado en ella.

Lo s?,
a ?l lo ha gastado ya el amor.
Adivino tedio en tantos indicios.
Vuelve a ser joven en mi alma,
presenta el coraz?n a la fiesta del cuerpo.

Lo s?,
cada quien paga por mujer.
Qu? importa
si mientras tanto,
en vez de la elegancia parisiense,
te vistiera con humo de tabaco.


El amor m?o,
como un ap?stol de aquellos tiempos,
lo llevar? por miles y miles de caminos.
Los siglos te conceden la corona
y en la corona mis palabras,
arco iris de espasmos.

Como los elefantes con juegos de quintales
remataron el triunfo de Pirro,
yo a paso de genio devast? tu cerebro.
Para nada.
No pude arrancarte..

?Al?grate,
al?grate!
?Acabaste conmigo!
Ahora
con tanta tristeza.
Correr?a al r?o
a meter en el agua la cabeza y su mueca.


Me diste los labios:
qu? cruel con ellos.
Al tocarlos sent? fr?o
como si pusiera mi beso penitente
en un monasterio labrado en roca helada.

Sonaron
puertas.
Entr? ?l,
calado de regocijo callejero.
Yo,
partido en dos por mi queja,
le grit?:
-?Est? bien!
?Me voy!
?Est? bien!
Tuya quedar?.
C?sele con trapos,
t?midas alas entre sedas: que engorden.
Cuida, no se te vaya.
Como piedra al cuello,
cu?lgale a tu esposa un collar de perlas.


?Oh, aquella
noche!
Apret? la desesperaci?n, m?s y m?s.
Con los lamentos m?os, con mi risa,
el hocico del cuarto en se torci? de miedo.
Y la visi?n surg?a, imagen de ti arrebatada,
con los ojos la encend?as en la alfombra,
cual si so?ara alg?n nuevo Byalik
a la radiante reina del Si?n hebreo..

Torturado,
ante aquella a la que me rend?
ca? de rodillas.
El rey Alberto,
todas sus ciudades
era, comparado conmigo, un obsequiado.


D?rense al sol flores y hierbas!
?Primavera en las vidas de tantos elementos!
Yo s?lo quiero un veneno
beber y beber versos.

Ladrona del coraz?n,
todo te lo llevaste,
atormentaste mi alma en delirio;
recibe este regalo, amiga,
tal vez nunca imaginar? m?s nada.

Pintad de fiesta la fecha de hoy.
?Crea,
magia o crucifixi?n!
Miradme:
con clavos de palabras
clavado al papel estoy.








El mundo sem?ntico que llena la poes?a de Mayakovski est? lleno de ideas ut?picas, de b?squeda de un mundo futuro distinto , Su propia t?cnica literaria se basaba en dejar de lado cualquier forma de literatura, por tanto poes?a, cl?sica, romper los c?nones que encorsetaban el poema , sea en la forma o en el contenido, un concepto nuevo para un mundo nuevo, nada era ni ser?a igual al pasado, por lo tanto el pasado sobraba.


Hab?is disparado contra los guardias blancos.
?Y por qu? no hacerlo tambi?n contra Pushkin
y los otros generales cl?sicos?







La met?fora es alegre, humor?stica, muchas veces ir?nica, otras agresiva , combatiente, cr?tica con la sociedad y el entorno. Los juegos de palabras (por desgracia indefinidos en sus traducciones) La rima sobraba , al menos la rima cl?sica del final del verso, puesto que pod?a aparecer al principio, en el medio, entre dos interjecciones,saltando dos versos.... Y sobraba el metro, la cadencia,... Era el ritmo, y sobre todo la palabra. La palabra rotunda y alegre .La palabra con sentido...As? sus versos parec?an ser principio y final en ellos mismos,. En ellos hay que buscar la composici?n de los poemas, la ?trama? de sus poes?as, las im?genes, y la desmesura de su sus composiciones y de su ego que arropaba y cubr?a todos sus libros, toda su vida... El amor, la guerra, el combate, la muerte, el suicidio, ?l mismo, el futuro, las maquinas, el futuro, el partido, la iron?a, la risa, la cr?tica va circulando por sus poemas, entre poema y poema, altern?ndose, cambiantes como el mundo que le toc? vivir.

EL POETA OBRERO




Gritan al poeta:
?quisi?ramos verte al torno.
?Los versos?
?Bobadas!
Eso es para no dar el callo?
Tal vez
para nosotros
el trabajo
es la tarea mas af?n.
Yo tambi?n soy f?brica,
aunque sin chimeneas,
pero quiz?
sin ellas
se pasa peor.
S?--
odi?is la palabrer?a.
Talar el alcornoque es vuestro quehacer.
?Y nosotros?
?No somos ebanistas'
Transformamos el alcornoque de las cabezas humanas.
Sin duda,
pescar es cosa distinguida.
Sacar la red
y en ellas el pescado.
Pero el trabajo del poeta es m?s delicado:
pesca a gentes, que no a peces.
Enorme trabajo arder ante el horno,
el rojo hierro templar.
?pero qui?n
nos tilda de holgazanes?
Con la lima de la lengua desbastamos los cerebros.
?qui?n es mas-- poeta
o el perito
que al hombre el bien material?
Iguales.
El coraz?n es otro motor.
El alma es otro ingenio.
Somos parejos.
Compa?eros, dentro de la masa obreras.
Proletarios de cuerpo u alma.
S?lo juntos
hermosearemos el mundo
y lo impulsaremos con himnos.
Pondremos un dique a los chorros verbales,
?A la obra!
El trabajo es vivo y nuevo.
Y los oradores ociosos--
?AL molino!
?Con los molineros!
A girar las muelas con el torrente de las palabras.



Ya hab?an pasado 13 a?os desde la revoluci?n y se sinti? incomprendido, nada es lo que ?l hubiera querido, se sinti? acosado por el mundo : ?Cuando haya muerto, leer?is mis versos con l?grimas en los ojos?. Les dice a un masa de estudiantes que lo insultan y atacan. La depresi?n, la soledad, quiz?s un amor que no fue, le llevan a Mayakovski a decidir dar final a su vida :

Lo dif?cil no es morir,
sino seguir viviendo.


Fue, acaso, preso de su personaje , de su personalidad, de su imparable fuerza , de sus ganas de cambiar las cosas, de moverse, de ver otro mundo...cuando eso pareci? desvanecerse, prefiri? poner un peque?o revolver espa?ol que usaba en una obra de teatro en la cabeza y disparar..










Jam?s comprender?is
por qu? yo,
tranquilo,
entre el vendaval de burlas.
Llevo en un plato el alma
al fest?n de los a?os futuros.
Por el carrillo rasposo de las calles,
resbalando como l?grima in?til,
yo,
quiz? sea
el ?ltimo poeta.
?Hab?is visto?
En las avenidas pedregosas
se contonea
la cara listada de la abulia ahorcada,
y sobre la cerviz espumajosa
de los r?os veloces
retuercen los puentes sus brazos de hierro.
El cielo llora
desconsolado,
sonoro;
una nubecilla
una mueca en la comisura de los labios
parece una mujer que esperaba un ni?o
y Dios le dio un idiota tuerto.
Con dedos rollizos, cubierto de vello rojo,
el sol acarici? con la insistencia del t?bano
vuestras almas fueron esclavizadas a besos.
Yo, intr?pido,
mantuve en los siglos el odio a los rayos de d?a;
con el alma tensa, como nervios de cable,
soy
el rey de las l?mparas.
Vengan a m?
los que rasgaron el silencio,
los aullaron
cuando el dogal del mediod?a apret?,
les mostrar?,
con palabras
sencillas,. Como un mugido,
nuestras nuevas almas,
zumbantes,
como arcos de l?mparas.
Apenas toque con los dedos vuestra cabeza
os crecer?n los labios
para enormes besos
y una lengua
af?n a todos los pueblos.
Yo, con el lama renqueante,
me retirar? a mi trono
con agujeros de estrellas en las b?vedas gastadas.
Me acostar?
luminoso
con ropas hechas de indolencia
sobre el blando lecho de esti?rcol leg?timo
y silencioso,
besando las rodillas de las traviesas
me abrazar? por el cuello la rueda de un tren.








S?lo quiero milagros

Publicado por wineruda @ 16:27  | Vladimir MAYAKOVSKI
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Makkkafu
Mi?rcoles, 11 de octubre de 2006 | 13:33
Excelente recopilaci?n. Valoro el trabajo que te has tomado para hacerla.

Much?simas gracias, lo he impreso, lo leer? con calma.

Besos.

C.A. Makkkafu.
Publicado por wineruda
Mi?rcoles, 11 de octubre de 2006 | 14:12
Gracias
espero que te guste, para m? Mayakovski siempre ha sido uno de mis poetas preferidos
wineruda