Lunes, 23 de octubre de 2006



Una ventana

Vuelvo a contar mis dedos.
(La flor helada, la desconocida cabeza que me acecha se
...descuelga y da voces.)
yo miro las paredes y sus frutos redondos y veloces,
hago c?lculos, sumo piedras, cenizas, nubes
y ?rboles que persiguen a los hombres
y perlas arrancadas de malignos estanques
o de negros pulmones sepultados
y horriblemente vivos.

La ara?a que desciende a paso humano me conoce,
due?a es de un rinc?n de mi rostro,
all? anida, all? canta hinchada y dulce
entre su seda verde y sus racimos.
Afuera, regi?n donde la noche crece,
yo le temo,
donde la noche crece y cae en gruesas gotas,
en mortales rel?mpagos.
Afuera, el pesado aliento del buey,
la vieja fiebre de alas rojas,
la noche que cae
como un resorte oscuro sobre un pecho.




Casa de cuervos

porque te aliment? con esta realidad
mal cocida
por tantas y tan pobres flores del mal
por este absurdo vuelo a ras de pantano
ego te absolvo de m?
laberinto hijo m?o

no es tuya la culpa
ni m?a
pobre peque?o m?o
del que hice este impecable retrato
forzando la oscuridad del d?a
p?rpados de miel
y la mejilla constelada
cerrada a cualquier roce
y la hermos?sima distancia
de tu cuerpo
tu n?usea es m?a
la heredaste como heredan los peces
la asfixia
y el color de tus ojos
es tambi?n el color de mi ceguera
bajo el que sombras tejen
sombras y tentaciones
y es m?a tambi?n la huella
de tu tal?n estrecho
de arc?ngel
apenas pasado en la entreabierta ventana
y nuestra
para siempre
la m?sica extranjera
de los cielos batientes
ahora leoncillo
encarnaci?n de mi amor
juegas con mis huesos
y te ocultas entre tu belleza
ciego sordo irredento
casi saciado y libre
con tu sangre que ya no deja lugar
para nada ni nadie

aqu? me tienes como siempre
dispuesta a la sorpresa
de tus pasos
a todas las primaveras que inventas
y destruyes
a tenderme ?nada infinita?
sobre el mundo
hierba ceniza peste fuego
a lo que quieras por una mirada tuya
que ilumine mis restos
porque as? es este amor
que nada comprende
y nada puede
bebes el filtro y te duermes
en ese abismo lleno de ti
m?sica que no ves
colores dichos
largamente explicados al silencio
mezclados como se mezclan los sue?os
hasta ese torpe gris
que es despertar
en la gran palma de dios
calva vac?a sin extremos
y all? te encuentras
sola y perdida en tu alma
sin m?s obst?culo que tu cuerpo
sin m?s puerta que tu cuerpo
as? este amor
uno solo y el mismo
con tantos nombres
que a ninguno responde
y t? mir?ndome
como si no me conocieras
march?ndote
como se va la luz del mundo
sin promesas
y otra vez este prado
este prado de negro fuego abandonado
otra vez esta casa vac?a
que es mi cuerpo
a donde no has de volver

Strip-tease

Qu?tate el sombrero
si lo tienes
qu?tate el pelo
que te abandona
qu?tate la piel
las tripas los ojos
y ponte un alma
si la encuentras


Nadie nos dice

Nadie nos dice c?mo
voltear la cara contra la pared
y
morirnos sencillamente
as? como lo hicieron el gato
o el perro de la casa
o el elefante
que camin? en pos de su agon?a
como quien va
a una impostergable ceremonia
batiendo orejas
al comp?s
del cadencioso resuello
de su trompa
s?lo en el reino animal
hay ejemplares de tal
comportamiento
cambiar el paso
acercarse
y oler lo ya vivido
y dar la vuelta
sencillamente
dar la vuelta
Publicado por wineruda @ 15:20  | Poes?a Imprescindible
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios