Domingo, 15 de abril de 2007


El emperador de los lagartos

EL lagarto
se mece con el columpio del cangil?n y pasa por la luz y el subterr?neo
con un tiempo y ritmo poem?ticos...
?Eh! ?Alto!
El poema tambi?n es un lagarto,
y el poeta, el gran emperador de los lagartos.

Y yo digo ahora, aqu?, colgado
del p?ndulo que oscila entre los mundos que separan la rendija entreabierta de
[mis p?rpados

aqu? y ahora -sacad el reloj-a las tres, con el pico rojinegro del gallo;

?Oid, amigos! La revoluci?n ha fracasado.
Subid las campanas de nuevo al campanario.
Devolvedle la sotana al cura y al capataz el l?tigo,
clavad esas bisagras y quitadle el or?n a los candados...
Que venga el cristalero y que componga los cristales rotos de los balcones
[de Palacio...

Arreglad las trampas y los cepos y comprad alambre para los vallados...
Sacad de vuestros cofres los anillos ducales, las libreas y los viejos contratos...
Coronad a los poetas otra vez hojas de laurel purpurinado y regaladle a Franco
un espad?n simb?lico, una medallita milagrosa y un escapulario...
?Viva Cristo Rey! ?La revoluci?n ha fracasado!

Esto lo he dicho a las tres. Pero ahora digo a las cuatro:
No obstante el que haga una casa que la haga teniendo en cuenta
[ciertos planos...

y quien escriba un poema, que no olvide que se han viso ya p?jaros
que se escapan de la jaula al matem?tico.
Por ejemplo: dos y dos no son cuatro.
( Y que todav?a no se solivianten el tenedor de libros y el rotario:
Todav?a seguiremos sumando unos cuantos d?as antes para que no se colapsen
[los bancos.)

Y digo adem?s: Se han o?do gritos desesperados,
aullidos y blasfemias en el subterr?neo;
se espera que despu?s del homo sapiens, de los ret?ricos y de los te?logos,
[surja un cr?neo

que rompa los barrotes y los muros: Dios est? todav?a encarcelado.
Vendr?n poetas de p?lvora y barreno, con la mecha en la mano,
y har?n saltar la roca donde a?n sigue Prometeo encadenado.
( Pero no os asust?is. Antes nos comeremos otra vez el rancio pastel?n
[eclesi?stico)

para que no se arruinen los panaderos de pan ?zimo.)
Y esto no lo digo ni con los conejos del corral ni con las palomas del tejado:
lo digo desde el cubo del pozo que tan pronto est? arriba como est? abajo.
Publicado por wineruda @ 16:30  | Poes?a Imprescindible
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios