Martes, 01 de abril de 2008



SE ACABO TODO CHICA TRISTE


Debes macharte ahora,

coge lo que necesites y creas que perdurará,

pero sea lo que sea lo que quieras guardar,

más vale que lo agarres pronto.

Allá está tu huérfano con su fusil,

llorando como un fuego en el sol,

cuidado, los santos están llegando

y todo se acabó ya, Chica Triste.



La carretera es para los jugadores, más te vale ser prudente,

coge lo que por azar hayas reunido,

el pintor de manos vacías de tus calles

dibuja formas sin sentido en tus sábanas,

el cielo también se pliega bajo tus pies

y todo se acabó ya, Chica Triste.



Todos tus marineros mareados reman hacia casa,

tu ejército de manos vacías, sí, se marcha a casa,

tu amante que acaba de salir por la puerta

ha recogido todas sus mantas del suelo,

hasta la alfombra se mueve de tus pies

y todo se acabó ya, Chica Triste.



Deja atrás tus escalones, hay algo que te llama,

olvida los muertos que has dejado, ellos no te seguirán,

el vagabundo que está llamando a tu puerta

tiene puestas las ropas que tú llevaste una vez,

enciende una cerilla, empieza de nuevo

y todo se acabó ya, Chica Triste.





COMO UN CANTO RODADO



Érase una vez en que tú vestías tan bien,

lanzabas un dime a los vagabundos desde tu primera clase, ¿no?

La gente te llamaba la atención, “Cuidado muñeca, te vas a caer”

Pensabas que todos estaban tomándote el pelo.

Te acostumbraste a reírte de

todos los que estaban tirados,

ahora ya no hablas tan alto,

ahora ya no pareces tan orgullosa

de tener que estar gorroneando tu próxima comida.



¿Qué se siente,

qué se siente,

al estar sin un hogar

como una completa desconocida

como un canto rodado?




Has ido al mejor colegio, muy bien, Señorita Solitaria

pero sabes que sólo lo empleaste para sacarle el jugo

nunca nadie te enseñó cómo vivir en la calle

y ahora averiguaste que vas a tener que acostumbraste.

Decías que nunca te comprometerías

con el misterioso vagabundo, pero ahora te das cuenta

de que él no está vendiendo ninguna excusa

mientras miras fijamente en el vacío de sus ojos

y le dices, ¿quieres hacer un negocio?




¿Qué se siente,

qué se siente,

al tener que valerte por ti misma,

sin dirección a ningún hogar

una completa desconocida

como un canto rodado?



Nunca te volviste para ver los ceños fruncidos

en los malabaristas y los payasos cuando hicieron trucos para ti,

nunca comprendiste que no estaba bien

que permitieras que otras personas te hicieran la vida.

Solías cabalgar sobre el caballo dorado con tu diplomático,

el cual llevaba en su hombro un gato siamés.

¿No fue duro cuando descubriste que

no estaba allí después

de que tomó todo lo que pudo robarte?




¿Qué se siente,

qué se siente,

al valerte por ti misma,

sin dirección a ningún hogar

como una completa desconocida

como un canto rodado?



Princesa sobre el pedestal y toda la gente guapa

bebiendo, pensando que lo tienen hecho,

todos cambiando preciosos regalos

pero sería mejor que desmontaras tu anillo de diamantes,

sería mejor que lo empeñaras, nena.



Tú que solías estar tan distraída

con Napoleón en harapos y con el lenguaje que usaba,

vete con él ahora que te llama, no puedes negarte,

cuando no tienes nada, no tienes nada que perder,

ahora eres invisible, no tienes secretos que esconder.



¿Qué se siente,

qué se siente,

al tener que valerte por ti misma,

sin dirección a ningún hogar

como una completa desconocida

como un canto rodado?

Publicado por wineruda @ 17:01  | Poes?a Imprescindible
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios