S?bado, 20 de septiembre de 2008



MEMENTO

Los que caímos más de siete veces
y aun en cada paso,
y, sin embargo, no somos los caídos;
sentimos un extraño dolor por los caídos;
nosotros, tú y yo, los que caemos,
con profunda unción de hijo a padre
encendemos de vida a los caídos:
la vida enajenada en las batallas,
en la turbia agonía de los tiempos;
esa vida que anida en el recuerdo
de los que son, de los que fueron, los caídos.


El paso de los años

       

          

             
porque cogí la mariposa
no en el jardín
sino en el sueño
porque en mi almohada
oí cantar al río
al crepúsculo orar
porque el cielo breve
de la flor
me llevó lejos
porque el niño aún
(que fui que a veces soy)
despierta y ve
la mariposa
volar en el jardín
que ya no sueño.


Reloj de sombra

(Entre la tarde nostálgica y la noche)
              
Con una larga garra de tristeza busco
la pálida altura de una planta femenina;
tal como un viento quejumbroso busco
la intempestiva desnudez, sombra y efigie,
grito distante del pájaro que emigra,
pena con que hiere una imagen a su espejo.
              
Errante luz blanca bajo el vacío del cielo,
pequeño reloj que sólo fuera una lágrima,
hora en que todo ser es una pálida violeta,
estatua de pronto, arrastrada por la música
en un ramo de tinieblas y nevadas agujas.
              
Hora en que busco algo que no es tuyo ni mío
con una mirada puesta en lo que huye.
Publicado por wineruda @ 15:08  | Poes?a Imprescindible
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por shebhita
Lunes, 10 de diciembre de 2012 | 16:18

nECESITO SU VERSIFICACIÓN, DE CADA POEMA