Pierre REVERDY
septiembre, 2005